domingo, octubre 22, 2006

Soliloquio del caracol

La estela del caracol tarda muy poco en secarse.

Mi camino tarda muy poco en secarse, y pesa muy poco.
Por eso protagonizo los cuentos chinos, donde nada pesa, donde todo es muy lento y fácil como en mi propio caracol.
Mi casita es lenta, y es ligerita ligerita y cómoda como yo soy para la cabecita de mis amantes.
Yo soy un caracol.
Los caracoles no hemos tenido romanticismo, yo soy en cierto modo un chino sin romanticismo, un chico chino serio y lacio, ligerito y cómodo como los caracoles de la tierra manchur.
Visto una verde túnica y algunas veces he llorado, pero es que a duras penas podría terminar cualquier librote occidental.

Etiquetas:

1 comentarios:

A las 4:51 a. m. , Blogger mumí ha dicho...

SOLILOQUI DE LA GRANOTETA

Apimat cargol,

Les granotetes xipollegen alegres, dibuixen saltirons breus i incansables, exultants, lleugeres, silencioses, camuflades, atentes, esperant trobar el seu gripau al bell mig de l'estany humit, càlid, immòbil, misteriós.

Sí, sóc una granoteta.

Mumí

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal